Claves para un ensayo eficiente

Cualquier artista que se preste a grabar sus canciones o tocar en directo necesita ensayar previamente el repertorio que va a registrar o ofrecer a su público. A veces por falta de organización se puede llegar a perder mucho tiempo durante los ensayos sin llegar a ser tan provechosos como deberían ser. Por eso hoy os damos algunos consejos para que tus ensayos sean lo más productivos posible y saques pleno rendimiento.

Establecer roles

Para que haya una organización interna y no cargue una sola persona con el peso de todo el trabajo (o directamente no se haga el trabajo), es necesario establecer roles dentro del grupo. Hay que designar quien lleva la agenda, quien los aspectos técnicos del sonido, quien se encarga del transporte. Aunque somos conscientes de que en un grupo nadie es más que nadie, la figura de un líder que lleve la batuta durante el ensayo agilizará la faena y dará pie a un diálogo moderado acerca de cualquier aspecto relacionado con el grupo.

Puntualidad

Aunque la puntualidad es uno de los grandes puntos débiles de los músicos, si queremos aprovechar el tiempo es un requisito indispensable. Cuando no te dedicas profesionalmente a la música, uno de los mayores inconvenientes a la hora de organizar ensayos es el coordinar los horarios y responsabilidades extra-musicales de todos los miembros del grupo. Es por eso que si no respetamos unos horarios, seremos mucho menos productivos de lo que podríamos ser.

Revisión de material

Parecerá una tontería, pero antes de salir de casa revisa que lleves todo el material, nadie quiere ir hasta el local para tener que volver la semana que viene porque nos hemos dejado un jack o ese pedal que te aporta tu verdadero sonido.

Grabar

Normalmente a los ensayos se viene a repasar temas ya compuestos. No obstante, que los músicos hagan un poco de jam libre es algo necesario (tocar siempre lo mismo puede llegar a quemar mucho) y a la vez es algo positivo; no deja de ser un golpe fresco de creatividad. El problema es cuando esas jams se quedan en nada. Si llevas contigo una grabadora a todos los ensayos ninguna de esas brillantes ideas espontáneas se perderán y podréis trabajar en casa en esos nuevos temas. Grabar también es una buena idea para analizar tus ensayos y ver donde se falla o que se puede mejorar de cara al futuro.

Descansos

Aunque hay que tomarse en serio los ensayos, esto no es una sesión de spinning. No hemos venido a hacer pruebas de resistencia, así que un descanso cada hora, o cada vez que hagamos el setlist completo es necesario. Un descanso para beber o comer algo, echarle un vistazo al móvil y hablar de cosas relacionadas con el grupo como el próximo bolo, la próxima grabación o a quién vas a encargar el diseño de tu próxima camiseta.

Amigos y parejas fuera

Si no forman parte del proyecto, lo mejor es que no vengan. Cuanto menos distracciones mejor. Una visita no hace daño, pero tener un miembro extra en el grupo que no aporta nada al final puede ser una verdadera molestia para la continuidad fluida del grupo.

Fija Objetivos

Antes de lanzarte a repasar el setlist como loco hay que fijar una serie de objetivos para cada ensayo. A lo mejor hoy toca trabajar en los puentes y transiciones de X canciones, o hay que trabajar en aquel tema nuevo que empezamos hace un par de semanas, o tal vez toca preparar el ensayo de cara al próximo concierto, como será la actuación etc.

Invierte en equipo

Obviamente, cuanto mejor sea el equipo con el que toques los ensayos serán más fluidos porque no te costará tanto alcanzar ese sonido que deseas. Eso te servirá también para marcarte unos estándares de calidad a la hora de hacer directos.

Utiliza referencias

Si tienes una idea nueva para arreglar un tema, o traes una canción nueva, lo mejor será que traigas referencias: tanto grabaciones propias como canciones en las que aparezcan esos elementos. Utilizar referencias facilitará que tus compañeros entiendan antes lo que quieres transmitir y te ahorrarás saliva y palabras.

Comunicación

Siempre, mucha, constante. Hay quien dice que los grupos más longevos duran precisamente tantos años porque no se hablan entre ellos. Es posible, pero para llegar a ese punto todos tienen un mediador; los medios de comunicación o la figura de un mánager  se encarga de hacer llegar los mensajes necesarios. Si esa figura no existe olvídate de llevarte mal con tus compañeros si quieres mantener el proyecto. Hay que comunicar todo, lo que vemos bien, lo que vemos mal, explicar con que estamos de acuerdo y con que no.

Fuente: Thomann

¡Muchas Gracias Por Votar!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: El contenido está protegido !!