Consejos para empezar a aprender instrumentos de viento

Difícilmente existe un instrumento de viento en el que el acercamiento, la respiración y el sonido no jueguen un papel decisivo. Una ráfaga de aire vibra a través del instrumento. La longitud se puede cambiar mediante válvulas, trampillas o orificios para los dedos. Los diferentes registros de graves o agudos se pueden abordar mediante el enfoque controlado y la presión de soplado variable. Es necesario un control corporal riguroso. Suena complejo pero no te preocupes, puedes hacerlo con algunos consejos y algo de práctica.

1. Respiración

Aprender a respirar correctamente es un requisito elemental para tocar instrumentos de viento. Sin una inhalación y exhalación relajada y al mismo tiempo favorable, difícilmente podrás tocar notas melodiosas con cualquier instrumento de viento. Lo mejor es primero practicar la técnica de respiración sin el instrumento. Respira profundamente desde el estómago y luego, con el apoyo del diafragma, exhale de manera uniforme. La presión debe ser constante. Tu instrumento se acaba convirtiendo en un amplificador modelador de tu chorro de aire.

  • Respira profundamente de manera relajada ; Utiliza la respiración diafragmática.
  • Exhala de nuevo uniformemente, sostenido por el diafragma, creando una columna de aire.
  • Regula la respiración a través del estómago, el pecho, los músculos de la espalda y el sistema musculo-esquelético.

2. Primera toma de contacto

En pocas palabras, la conexión entre tu boca y la boquilla del instrumento de viento. Como resultado, modelas el enfoque con tus labios a medida que das forma y entrenas la boca, los músculos faciales y más. No tienes que aplastar los morros contra la boquilla sino que tienes que aplicar la presión necesaria para lograr un sonido agradable.

  • Encuentra la posición correcta para que los labios no dejen escapar el aire que entra en la boquilla
  • Pon especial atención en entrenar los músculos de los labios, la boca y la cara de una manera continua
  • No comprimas el chorro de aire demasiado

3. Sopla hasta que suena

En el deporte, el calentamiento y el estiramiento son básicos. Los músculos y las articulaciones deben calentarse con cuidado. Es muy importante para evitar lesiones y poder mejorar el rendimiento. Los músculos respiratorios, los de la boca y labios, entre otros, también tienen que calentarse. Eres un deportista musical.

4. Posición de dedos en el mango

Los mangos de los instrumentos de viento no son especialmente complejos. Lo ideal es aprender de memoria las combinaciones individuales. Te será de gran utilidad conseguir una tabla de digitación del instrumento que has elegido además de un profesor de música. Al principio, toca melodías lo más simples posibles y memoriza acordes.

Video Tipps Alexandra: in the making

5. Ponte objetivos asequibles, aprende paso a paso

Ponerse metas alcanzables es lo más lógico. Cada meta que alcances te motivará. La práctica regular es una parte esencial. Tampoco te excedas, mejor no llegar a tener calambres o agarrotamiento. Lo ideal: 30 minutos mejor que tres horas y media y cada seis días.

Edades e instrumentos

La pregunta sigue siendo, qué instrumento es adecuado para cada edad. El principal determinante de esto es el tamaño corporal, por que la edad es un poco aleatoria en ese sentido, pero al menos permite una guía aproximada.

• Flauta: entre los 7 – 10 años, nunca antes de primaria
• Trompeta : de 8 años en adelante; cuando los dientes sean más resistentes
• Saxofón: entre los 10 – 12 años, aunque puede haber excepciones a partir de los 8
• El fagot, el oboe & Cia en unos años 😉

Al menos al principio, los niños tiene que ser guiados por un profesor de música experimentado y con formación pedagógica. Las instrucciones profesionales para una postura correcta y un aprendizaje estructurado es fundamental para que no se produzcan errores de bloqueo. Por cierto, también existen flautas, trompetas y otros instrumentos de viento para zurdos. Nuestro equipo estará encantado de ayudarte y asesorarte.

Los instrumentos de entrada deben ser asequibles. Y dependiendo del instrumento de viento que elija, encontramos precios diferentes. Una flauta dulce clásica es más barata que una flauta, trompeta o fagot. El gasto de un instrumento de calidad es una inversión de futuro.

Ten en cuenta los accesorios correspondientes, por ejemplo, productos de limpieza, aceite para válvulas, soporte para instrumentos, el transporte, bolsa o estuche. Cuanto más preparado, más relajado.

Podemos aconsejarte

Si tienes alguna pregunta sobre las diferentes gamas, accesorios, boquillas para principiantes, cañas de saxofón y demás, cuenta con nosotros. Los compañeros de los departamentos especializados en instrumentos de viento de madera y latón estarán encantados de asesorarte sin compromiso.

Fuente: Thomann

¡Muchas Gracias Por Votar!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: El contenido está protegido !!