El poder curativo de la música

El poder curativo de la música

Un número creciente de personas ha descubierto cómo la música puede ayudar a disolver su tensión diaria, problemas físicos como las migrañas y los problemas emocionales de ansiedad y depresión. La música y el estado físico comparten un vínculo común, ya que bloquean o redirigen las hormonas del estrés, reducen la presión arterial, alivian la ansiedad, nos energizan y nos alivian y mejoran nuestro enfoque. Cuando la música y el fitness se fusionan, se forma un vínculo aún más fuerte. Nosotros, como profesionales de la salud y el acondicionamiento físico, tenemos la oportunidad de utilizar esta conexión entre la música y el acondicionamiento físico en nuestras clases de ejercicios acuáticos y grupales y en sesiones de entrenamiento y terapia personal. Esto nos convierte en todos los terapeutas, y el resultado final de una clase o sesión es un tratamiento total de mente / cuerpo.

El poder curativo de la música es parte del arsenal medicinal que nos ayuda a regresar a nuestras actividades físicas después de una enfermedad o lesión inicial. La música nos relaja, lo que provoca la liberación de endorfinas (las hormonas «sentirse bien»). Estas endorfinas crean una forma de controlar el dolor y nos ayudan a regresar antes a nuestras actividades físicas.

El ejercicio aeróbico promueve la liberación de endorfinas, ayudando al cerebro a bloquear las señales de dolor. El ejercicio también puede reducir los efectos secundarios de la depresión y la ansiedad que a menudo resultan del dolor crónico; La natación o los aeróbicos acuáticos en una piscina caliente son extremadamente beneficiosos para este dolor crónico. Estas endorfinas no solo ayudan con el dolor, sino que también ayudan a controlar las hormonas del estrés (como el cortisol). Cuando nuestro cerebro percibe cualquier tipo de estrés corporal, el hipotálamo envía una señal a la glándula pituitaria, que luego le dice a nuestras glándulas suprarrenales que produzcan cortisol. Al mantener el control de las hormonas del estrés, ya sea a través del ejercicio regular y / o escuchando música, podríamos ayudar a prevenir enfermedades degenerativas como enfermedades cardíacas y cáncer.

La música alivia el estrés de la quimioterapia en pacientes con cáncer, que a menudo sufren ansiedad y malestar emocional durante el tratamiento. Un estudio realizado por Barrie Cassileth, PhD, demostró que de 69 pacientes adultos, aquellos que recibieron musicoterapia informaron 37 por ciento menos de trastornos del estado de ánimo totales y 28 por ciento menos ansiedad que los otros pacientes.

Así como las propiedades del agua funcionan como analgésicos para aliviar la tensión física y el dolor del ejercicio, también lo hace la música. La música tiene un efecto positivo en el ejercicio, ya que distrae a las personas del esfuerzo y, por lo tanto, les quita la mente de la tensión y el dolor. Investigadores, como Luis F. Aragón-Vargas, PhD, coinciden en que el efecto positivo de la música sobre la resistencia y el rendimiento del ejercicio permite a las personas entrenar más tiempo y con más intensidad. Una ventaja adicional es que la música agrega diversión, especialmente cuando es la música que te gusta. Para aquellos que necesitan un entrenamiento «fácil para las articulaciones», el ejercicio acuático les dará esto. Cuando se combina con música, este tipo de entrenamiento le dará los beneficios del entrenamiento de resistencia con la ventaja adicional de resistencia, rendimiento mejorado y disfrute.

¿Conoces a un músico que también sea un buen atleta? He visto muchos en mis años de enseñanza y entrenamiento. Tocar un instrumento musical puede agudizar sus sentidos, mejorar la coordinación y darle un sentido del tiempo más agudo. Estos también son los ingredientes necesarios en el entrenamiento deportivo.

Dos estudios en los que se utilizó música, silencio y ruido estático como factores de control produjeron resultados interesantes. En un estudio, la fuerza del sistema inmune se midió contra estos tres factores. En el grupo expuesto al silencio, sus sistemas inmunes no mostraron respuesta y se mantuvieron en el mismo nivel. Las personas sometidas a ruido estático mostraron una respuesta del sistema inmunitario disminuido, mientras que el grupo que escuchó música mostró un aumento en la fuerza de su sistema inmunitario. Al usar estos mismos tres factores de control en una prueba de bicicleta estática, los resultados fueron que aquellos que escucharon música viajaron un 11 por ciento más lejos. En otro estudio de caminata de ocho semanas en la Universidad Estatal de Ohio, utilizando sujetos con enfermedad pulmonar grave, los resultados mostraron que aquellos que escuchaban música caminaban un 21 por ciento más lejos que aquellos que no escuchaban música.

Un método para combinar música y estado físico ha mostrado cambios de comportamiento positivos cuando se usa con niños autistas. Se cree que este medio beneficioso se debe a la naturaleza no verbal y no amenazante de la música. Uno solo necesita encontrar la música preferida del niño, y luego puede ser utilizada. No hay estilo de música más beneficioso que otro. La música que le gusta especialmente al individuo siempre tendrá el mejor efecto terapéutico. Usar música en un entorno de juego combina a la perfección música con ejercicio. Estas pueden ser actividades simples como pasar una pelota de un lado a otro con música. Michelle Dozois, presentadora internacional de fitness, descubrió el profundo efecto de la música con su hijo autista. El efecto de cambio de humor de la música es evidente ya que lo calma. «Cambia su comportamiento al instante», dice Michelle. «

La fisioterapia es un excelente ejemplo del uso de la música para el movimiento. Sharlynn Landers, PT, MPT, ha utilizado el sonido al trabajar con pacientes para mejorar su marcha. El «desgaste» de los pies produce reconocimiento auditivo y permite al terapeuta y al paciente detectar diferencias o similitudes en el sonido de cada pie.

Muchos profesionales de la salud usan música para estimular la función motora. Los pacientes con insuficiencia nerviosa por la enfermedad de Parkinson o un derrame cerebral han visto una mejora en el beneficio de la musicoterapia.

El Dr. Oliver Sacks, conocido por su libro Awakenings (también convertido en una película), convirtió su temprano amor por la música en su trabajo en musicoterapia. Los pacientes sobre los que escribió en su libro fueron golpeados por una forma de encefalitis que los dejó en estado de coma. Raramente se movían y no hablaban. Convencido de que «alguien» todavía estaba dentro de cada uno de ellos, el Dr. Sacks usó música para sacarlos de este estado. Descubrió que tocar la música adecuada les permitía cambiar sus tartamudeos incluso hasta el punto de bailar.

El Dr. Sacks también trabajó con pacientes con síndrome de Tourette. Encontró que muchos músicos no tenían tics mientras actuaban y que los atletas mostraban un alivio similar cuando realizaban actividades atléticas. El Dr. Sacks sintió personalmente el poder curativo de la música después de romper su propio isquiotibial. Cuando su fisioterapeuta tocaba música durante su sesión, estaba distraído y caminaba normalmente. Perdió su capacidad de caminar con facilidad cuando la música se detuvo.

La música nos refresca intelectualmente, y luego podemos desempeñarnos mejor durante todo el día. La música aclara nuestros patrones de pensamiento, lo que nos permite tomar mejores decisiones. Los estudios han demostrado que escuchar música, como una composición de Mozart antes de tomar un examen, produce puntuaciones más altas. Por lo tanto, uno de los lemas de los últimos años fue «Mozart te hace más inteligente». Las vibraciones musicales estimulan la audición y mejoran el desarrollo del cerebro, por lo que reproducir música durante el embarazo puede mejorar el coeficiente intelectual de su hijo. Se ha sugerido escuchar música lenta y suave como la de Mozart, que imita los latidos del corazón de una madre.

Sabemos que el ejercicio fortalece el corazón y los pulmones, pero muchos estudios han demostrado que, al igual que con la música, el ejercicio también desarrolla el cerebro. Los estudios han sugerido un efecto positivo de la actividad física sobre la función cerebral, especialmente en adultos mayores. Un hallazgo reciente que usaba escáneres cerebrales de hombres y mujeres de 66 a 89 años encontró que aquellos que eran más activos físicamente tenían mejores habilidades de concentración y se distraían con menos facilidad. Otro estudio con 90 mujeres mayores sanas mostró mejores recuerdos y tiempos de reacción más rápidos como resultado de un programa de ejercicio a largo plazo. Agregar música a un entrenamiento puede producir un efecto psicofisiológico por el cual el participante está más motivado y puede ejercer su auto más fácilmente, con el resultado final de un mayor nivel de rendimiento.

Al usar el poder de la música y la buena forma física para sanar, podemos superar la enfermedad y la salud. De este modo, podemos estar más en forma, fortalecer nuestro sistema inmunológico y lograr una mejor salud y un bienestar general. La música tiene el poder no solo de mejorar nuestro entrenamiento, sino también de brindarnos la conexión física entre el sonido musical y la salud del sonido.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!