La música es esencial para nuestras vidas

Es el anestésico favorito de media población. En casa, en la calle con los auriculares, de viaje, en las eternas esperas, cuando todo va bien y cuando todo va regular. La música tiene diferentes beneficios para nuestras vidas. Los niños quizá sean quienes más las noten, pero a los adultos no hay quien les prive de un concierto en directo

Diferentes estudios a lo largo del tiempo han demostrado que escuchar música tiene diferentes beneficios para nuestra salud. Son capaces de cambiarnos el estado de ánimo si estamos tristes, de reducir el estrés y de hacernos sentir mejor. La música nos rodea y nos acompaña a todas partes en nuestros dispositivos móviles, en la televisión, en el cine y cómo no en los conciertos de nuestros artistas o grupos favoritos. Si las salas están llenas, si la gente grita las letras de las canciones, salta, baila y disfruta, es porque la música tiene efectos positivos en nosotros. Y aunque no lo sepamos, también en niños y personas de avanzada edad. A estas últimas, algo aparentemente tan nimio como escuchar música puede aliviarles el dolor o les puede servir para ejercitar el oído para evitar la pérdida de audición.

A todos lados con la música

Escuchamos melodías a todas horas y todos los lugares. Lo hacemos acompañados de nuestro teléfono, en el que configuramos una lista de reproducción idónea para nuestro tiempo de paseo, de viaje o hacer deporte. Lo hacemos en el coche, con los cedés de nuestros grupos favoritos. Lo hacemos en las colas, cuando toca esperar, en el autobús o en el tren. Lo hacemos cuando nos vamos de fiesta a cualquier tugurio. Cualquier excusa es buena para escuchar el último sencillo de la banda de turno o pararse a tratar de comprender la letra de un tema que hasta el momento nos había pasado inadvertido.

Con nuestros cascos molones, con los auriculares que mejor se adaptan a nuestro estilo y que nos garantizan un sonido y una experiencia confortable. Los hay de muchos tipos, estilos, colores y para según la ocasión (llamar por teléfono, hacer deporte, ver la televisión, para gamers y, lógicamente, para escuchar música). En este sentido, en tiendas como www.auriculares-bluetooth.com son especialistas en auriculares cancelación de ruido así como en estos audífonos inalámbricos, que pueden encontrarse en muchos modelos y marcas (Beats, Sony o Plantronics) a precios francamente asequibles. Los auriculares con cancelación ruido pueden encontrarse desde 100 euros y con la garantía de ser amortizados, pues el uso diario que les darás de buen seguro que no es poco.

Asistir a un concierto, el culmen de todo apasionado

El propósito de todo artista al sacar un trabajo a la venta es, además de que le guste a sus seguidores y vender en la medida de lo posible el mayor número de copias, que asistas a sus conciertos. La música ha cambiado de tal forma que las ventas físicas se han desplomado desde que comenzó el siglo y las digitales no dan para vivir. Así que los artistas lo hacen ahora de los espectáculos y bolos en los que sean contratados y sobre un escenario, como debe curtirse cualquier cantante. Uno de los centros neurálgicos de todo artista es la capital, donde al año se realizan cientos de conciertos en Madrid.  Para el incondicional de la banda, asistir a un concierto es el apogeo.

La música en los niños

Pero volviendo al inicio, de buen seguro que recuerdas de tu niñez un buen puñado de canciones. Seguramente lo hagas con cariño. Y lo que no conocías es que a los niños la música les mejora la capacidad de la memoria, de atención y de concentración. Es algo que se podría incluso extrapolar a los mayores, pues nos aprendemos las letras de principio a fin. También consigue estimular la inteligencia de los más pequeños de la casa y mejorar la habilidad de resolver problemas. La música es una perfecta manera de expresarse y a su vez un método perfecto de aprendizaje, ya que incluso mejoran su vocabulario gracias a las letras de las canciones. Incluso despierta en ellos las ganas de conocer el significado de términos que desconocían. Asociar una actividad en concreto con la música también es síntoma de establecer rutinas, algo que a la larga siempre es positivo. Así que si quieres que un niño sea más sociable y disfrute de las ventajas que ofrece la música, ya sea por medio de unos altavoces o unos auriculares, no dudes en llevártelo a un concierto de alguien que le guste. Su reacción te sorprenderá.

Fuente: Lanza Digital

LEER ARTÍCULOS RELACIONADOS

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!