Mejora tu oído musical

El ejercicio es muy importante en nuestras vidas, y cuando se trata de producción musical, entrenar el oído es lo MÁS importante… Por eso quiero compartirte 5 ejercicios para mejorar tu oído musical.

Personalmente soy un atleta al que le gusta muchísimo ir al gimnasio y principalmente jugar el deporte que más amo; el tennis. Pero además después de que concluyo mi ejercicio físico diario, también me gusta ejercitar mi oído escuchando música.

Sí, es correcto, también existen maneras de ejercitar nuestro oído escuchando música. Aquí te comparto 5 ejercicios para mejorar tu oído musical.

Primero lo primero. Para poder hacer estos ejercicios correctamente necesitas escuchar a un nivel de volumen apropiado en un sistema de reproducción de audio decente.

Nivel apropiado significa no tan fuerte (quizá 85dB es un buen punto de partida), y un sistema decente puede ser audífonos de estudio, monitores o un sistema estéreo decente.

Ejercicio #1

El primer ejercicio que te quiero compartir es el de «enfoque».

Este te ayudará con tus mezclas. Lo único que tienes que hacer es escuchar a tus discos favoritos e intentar poner en «solo» un único sonido.

Bloquea en tu cerebro todo lo extra y enfócate solamente en ese sonido. Empieza con uno sencillo como la voz, pero después sigue con el hi-hat, tarola, percusiones, etc.

Esto te ayudará a identificar más fácil los elementos en una producción, para poder utilizar otras mezclas de referencia y generar más ideas.

Ejercicio #2

El segundo ejercicio es el de «los horizontes».

Este es uno un poco más difícil pero una habilidad necesaria. Es básicamente lo opuesto a el ejercicio de «enfoque».

Escucha a todo el sonido como un solo sonido, un solo horizonte. Escucha la relación entre todos los elementos y después digiere el sonido como el escucha «promedio» lo escucharía.

Esto, aunque es complicado, nos ayuda a ponernos en los zapatos del oyente. Recuerda que el 90% de las personas que escuchan tu canción no tienen conocimientos teóricos musicales y menos de producción, por lo que simplemente escuchan un «todo».

Esto te servirá mucho para tomar mejores decisiones en la mezcla.

Tip #3

El tercer ejercicio es el de «silencio».

Ajusta la música lo más suave que puedas mientras sigas escuchando todos los elementos. Después, empieza a bajar el volumen aún más hasta que pierdas el primer elemento en la mezcla.

A veces puede ser el bombo, a veces los teclados. Toma nota de el orden de «desaparición» de cada parte. Algunas partes quizá y hasta salgan a relucir un poco más como la tarola.

Recuerda que una gran mezcla jamás se desbaratará a diferentes volúmenes, por lo que esto te puede servir para juzgar tus propias mezclas al momento de terminar y saber si hace falta algo.

Tip #4

El cuarto ejercicio es el de «las frecuencias bajas».

Inserta un filtro de paso alto en la pista, quizá alrededor de 500Hz. Analiza las frecuencias bajas y cómo funciona la mezcla en esas frecuencias.

Después, omite el filtro y sigue enfocándote en las frecuencias bajas. Escucha la manera en que las frecuencias bajas trabajan en la mezcla. Es similar a el ejercicio de enfoque, pero trabajas más con todo el rango de las frecuencias bajas.

Esto te ayudará para tener mezclas más balanceadas y no sobrecargar demasiado en algún lado. Recuerda que cuando resaltamos demasiado ciertas frecuencias podemos llegar a sonar algo molesto o cero agradable al oyente.

Tip #5

El quinto ejercicio es de las «frecuencias altas».

Es similar a el ejercicio de las «frecuencias bajas,» pero inserta un filtro de paso bajo establecido en alrededor de 500Hz.

Analiza las frecuencias altas y escúchalas por sí solas en la mezcla.

Ambos ejercicios te ayudan a enfocarte en los distintos rangos de frecuencias para que cuando estés mezclando, puedas escuchar de mejor manera como funciona tu mezcla. Al final esto te ayudará a tomar mejores decisiones.

Conclusión

Uno de los principales factores de los ingenieros profesionales es que tienen un oído demasiado entrenado.

Un buen ingeniero puede identificar frecuencias, tipos de efectos utilizados, elementos específicos de la mezcla, etc… Con tan solo escuchar.

Saber escuchar con detenimiento y con atención es algo que sólo la práctica te puede dar. Usa estos ejercicios a tu conveniencia y no dudes en contarme tus resultados.

¿Y tú qué ejercicios utilizas para mejorar tu oído musical?

Fuente: Audio Producción

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!