Por qué hacer tus propias covers

Los álbumes ya no tienen tanto impacto como antes.

Siguen siendo importantes, pero los artistas cada vez tienen que hacer más música para mantenerse en contacto y conectar con su público de forma eficaz.

Componer canciones requiere mucho tiempo—especialmente si quieres crear algo realmente bueno. No hay forma de acelerar el proceso de composición de una buena canción.

Por desgracia, es probable que no tengas tiempo de componer y publicar canciones de calidad de forma constante.

¿Qué haría un compositor ambicioso en tu lugar?

La respuesta es sencilla: grabar Covers de Canciones. Una versión bien grabada puede mejorar tu arte de muchas formas. He aquí algunos de los motivos por los que los covers son útiles para cualquier compositor.

Los covers no solo resultan útiles para los grupos que ya son famosos…

1. Los covers te permiten aprender sobre composición y teoría musical

Ya seas un compositor experimentado o estés comenzando a encontrar tu sonido, las versiones son una forma genial de aprender el arte de la composición a través de la pluma de otro artista.

Tomarte el tiempo necesario para aprenderte y grabar una canción de otro artista te permitirá aprender sobre estructuras, melodías, fraseo, arreglo y otros aspectos útiles de la teoría musical.

Cuando haces un cover, tienes que descomponer la canción en sus elementos más básicos.

El dominio de estos elementos y su combinación hará que descubras un workflow muy efectivo a la hora de componer.

Además, si estás aprendiendo sobre teoría musical, grabar covers es una forma genial de poner en práctica todo lo aprendido y mejorar tus habilidades para identificar la clave de una canción, sus progresiones de acordes o su tempo.

2. Publicar covers de forma oficial es mucho más sencillo de lo que crees

Las compañías de distribución digital te permiten ahora obtener licencias y saltarte toda la burocracia necesaria para publicar un cover de forma oficial. Este es uno de los motivos por los que los covers vuelven a estar de moda.

Los covers son divertidos de hacer, pero obtener las licencias y todo el papeleo es… una pesadilla.

Los covers son divertidos de hacer, pero obtener las licencias y todo el papeleo es… una pesadilla.

¿Papeleo? Nooooo. ¿Grabar y publicar una versión de “Cover Me” de Bruce Springsteen? ¡Sí!

3. Los covers se han convertido en una parte importante de la música moderna

Hace unas décadas, hacer versiones de otros artistas era algo que nadie consideraba, especialmente en la música alternativa.

Pero los covers están viviendo una nueva primavera.

Ser músico resulta difícil hoy en día. Por suerte, los covers benefician a todas las partes implicadas.

Todo ello gracias a la creciente necesidad de nuevos enfoques interesantes para crear y difundir música.

Fíjate, por ejemplo en Weezer, están de vuelta en los charts con una inspirada versión de «Africa» creada por la banda Toto – todo ello porque un fan le pidió a la banda que versionara este hit de 1982.

Las versiones no solo son útiles para las bandas que ya son famosas…

Las plataformas como Spotify y Apple Music también han contribuido al lanzamiento de la carrera de muchos artistas gracias al éxito de ciertos covers.

Todo ello es además una celebración de la increíble música que nos ha reunido aquí a todos.

4. Los covers requieren menos tiempo

Resulta más sencillo hacer un cover que componer tu propia canción. Aunque a todos nos gustaría aislarnos durante meses y componer cientos de canciones, se trata de un lujo que la mayoría  no nos podemos permitir.

Con el cada vez más frecuente viaje del oyente entre los álbumes y las playlists, publicar música cada vez es más importante en una industria cuyo ritmo aumenta a diario.

Darle tu toque personal a la música de otros artistas te ayudará a afinar tus habilidades y hará que la inspiración fluya en tus otros proyectos.

Además, los covers pueden ser una buena forma de contarle a tus fans cuáles son tus inspiraciones, influencias y aspiraciones.

5. Los covers son una nueva primera impresión para los fans

Los covers son también una oportunidad genial de añadir música a tu catálogo y conectar con nuevos fans a través de melodías familiares (con tu toque personal, claro).

Aunque puede que los covers no disparen tus números de streaming, ofrecen a tus fans potenciales una primera impresión familiar que puede ayudar al desarrollo de tu base de fans a largo plazo y crear un puente entre tu arte y la del compositor original.

Aunque a todos nos gustaría aislarnos durante meses y componer cientos de canciones, se trata de un lujo que la mayoría  no nos podemos permitir.

Si no has publicado música en un tiempo o deseas añadir algo de contexto a tu catálogo, usa los covers para promocionar tus próximos lanzamientos o rellenar un álbum, EP o mixtape.

Haz tu propia versión

Ser músico resulta difícil hoy en día. Por suerte, los covers benefician a todas las partes implicadas.

Los covers hacen que las viejas canciones suenen frescas y te ofrecen la oportunidad de conseguir un nuevo público mientras homenajeas a aquellos que te inspiran.

Salir de tu burbuja creativa y entrar en el taller de otro artista resulta un ejercicio muy útil para cualquier músico.

Así que pon en pausa tus composiciones y prueba a hacer un cover… Es posible que aprendas ciertas cosas de la forma más divertida posible.

Fuente: Landr

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: El contenido está protegido !!